Compartir
Publicidad

El cuerpo humano podría ser la red más segura para transmitir información sensible como contraseñas

El cuerpo humano podría ser la red más segura para transmitir información sensible como contraseñas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las redes inalámbricas han demostrado a través de los años, ser muy susceptibles a ataques que ponen en peligro la confidencialidad de la información que viaja a través de ellas. Esto es especialmente delicado, cuando la información que se trasmite es una por ejemplo una contraseña, o las credenciales de autenticación para acceder a un sistema o tener acceso por ejemplo a una puerta inteligente con cerrojo inalámbrico.

Gracias a que el cuerpo humano es un excelente conductor de señales eléctricas, un grupo de estudiantes investigadores de la Universidad de Washington desarrollaron un ingenioso concepto que puede usar los elementos actuales de nuestros dispositivos capaces de emitir señales eléctricas, tales como los sensores de huellas dactilares o touchpads, para enviar contraseñas y datos de autenticación a otros dispositivos usando nuestro cuerpo con una red de trasmisión de datos segura, libre de intrusos.

“Hemos demostrado por primera vez, que algunos dispositivos comunes pueden ser utilizados para generar transmisiones inalámbricas confinadas al cuerpo humano. Hemos demostrado especialmente que algunos dispositivos de entrada como los sensores de huellas de los teléfonos o los touchpads de los portátiles, pueden ser utilizados para enviar información a dispositivos que solo reciben señales inalámbricas, cuando están en contacto directo con el cuerpo” Comentaron Mehrdad Hessar, Vikram Iyer, y Shyamnath Gollakota, autores del paper "Enabling On-Body Transmissions With Commodity Devices”.

Una red de transmisión de datos sensibles cono contraseñas o tokens de autenticación, que usa el cuerpo humano como medio, resulta mucho más segura que una red inalámbrica en el sentido que elimina (o al menos reduce al minimo) la posibilidad de tener una interceptación indeseada de la señal. Cualquiera que quisiera leer los datos de la transición tendría que estar en contacto directo con el cuerpo para recibir la señal.

Un sistema de este tipo, podría ser muy útil para facilitar procesos de emparejamiento y autenticación entre nuestros dispositivos y wearables. Por ejemplo un smartwatch y un teléfono podrían establecer una conexión inicial de emparejamiento para compartir datos vía bluetooth al estar ambos en contacto con el cuerpo del usuario. Otra aplicación de este sistema podría usarse para comunicar implantes corporales (como por ejemplo un marcapasos) con dispositivos externos al cuerpo para enviar y recibir datos sobre el estado del paciente.

A pesar de que esta aproximación se encuentra apenas en etapa de investigación, desde ya se puede ver el potencial que podría llegar a tener, si logra despertar el suficiente interés de fabricantes de dispositivos, dispuestos a crear nuevas formas de interactuar con nuestros wearables y las cosas que nos rodean.

Temas
Publicidad

También te puede gustar

Publicidad
Publicidad

Ver más artículos