Compartir
Publicidad

'Dragonfly': la próxima gran misión de la NASA enviará un drone a Titán, la luna más grande de Saturno, para buscar el origen de la vida

'Dragonfly': la próxima gran misión de la NASA enviará un drone a Titán, la luna más grande de Saturno, para buscar el origen de la vida
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es oficial, la próxima misión como parte de la iniciativa New Frontiers de la NASA será 'Dragonfly'. Un ambicioso proyecto con el que buscarán explorar Titán, la luna más grande de Saturno, donde usarán por primera vez un drone, el cual será capaz de trasladarse a una mayor velocidad y abarcando distancias más largas.

Como la explica la NASA, la decisión de elegir esta misión, que conocimos en diciembre de 2017, fue porque Titán posee una composición única que lo convierte en un fuerte candidato a albergar vida microbiana. Por lo anterior, el objetivo de la misión se centrará en tratar de descubrir el origen de la vida.

La misión iniciará en 2026 y llegará a Titán en 2034

Tras algunos cambios en la planificación inicial, 'Dragonfly' está programado para iniciar su viaje en 2026. Se tratará de un viaje de nueve años y de aproximadamente 1.350 millones de kilómetros. Una vez llegando a Titán, lo siguiente será descender a la superficie por medio de una sonda robótica que tardará aproximadamente dos horas.

Una vez en la superficie de Titán, se desplegará un cuadricoptero-dual, o drone de ocho rotores, el cual pasará 2,7 años haciendo vuelos cortos de hasta 8 kilómetros por toda la luna. Los vuelos estarán programados para que se hagan de forma autónoma uno cada día de Titán, o lo que es lo mismo unos 16 días terrestres.

El drone podrá volar a una velocidad máxima de 32 km/h bajo una altitud de 3,2 kilómetros. Con esto, se estima que una vez que el drone termine su misión principal habrá logrado recorrer casi 174 kilómetros, que es casi el doble de la distancia que han recorrido todos los rovers de Marte combinados.

Durante cada viaje, el drone estará programado para recoger muestras de ciertas zonas, y debido a sus capacidades de desplazamiento, podrá tener material de áreas alejadas e incluso regiones de difícil acceso. Elizabeth Turtle, del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, afirma que el drone estará en posición de acceder a un cráter conocido como 'Selk'.

'Selk' es un "objetivo de alta prioridad" debido a que se cree que posee restos orgánicos y de agua líquida que pudieron haberse mezclado en el pasado. Las primeras investigaciones mostraron que allí hay se encuentran materiales orgánicos complejos como el hidrógeno, el oxígeno y el nitrógeno, que son básicos para la vida, los cuales deben tener decenas de miles de años.

'Dragonfly' será la cuarta misión del programa New Frontiers de la NASA, el cual se centra en la exploración espacial bajo un ambicioso enfoque de visitar todo el Sistema Solar. Las misiones anteriores de New Frontiers fueron: New Horizons, que llegó a Plutón en 2015 y que continúa explorando el Cinturón de Kuiper y más allá; Juno, centrada en Júpiter y que actualmente continúa recopilar datos del enorme planeta; y OSIRIS-REx, que comenzó a orbitar el asteroide Bennu a inicios de este año.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio