Compartir
Publicidad

Una fuga en uno de los inodoros de la Estación Espacial Internacional provoca la pérdida de 9,5 litros de agua en gravedad cero

Una fuga en uno de los inodoros de la Estación Espacial Internacional provoca la pérdida de 9,5 litros de agua en gravedad cero
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos los inodoros llegan a fallar al menos una vez en la vida, y eso significa tener que enfrentar una situación por demás complicada. Pero ojo, estamos hablando de un fallo aquí en la Tierra, así que no podemos imaginar este escenario en el espacio, donde se enfrentan a gravedad cero y se tiene que ahorrar hasta la última gota de agua.

Y eso es precisamente lo que ocurrió en la Estación Espacial Internacional (ISS). Hace unos días la NASA confirmó que uno de los inodoros, concretamente el de la zona estadounidense, se averió y provocó una fuga que hizo que se derramaran 9,5 litros de agua, los cuales permanecieron flotando en la habitación debido a la falta de gravedad.

Esperamos que de verdad sólo haya sido agua

La ISS cuenta actualmente con dos inodoros, uno en la zona rusa y otro en la estadounidense. Éste último llegó a la ISS después de que el anterior se averió y no tuvo reparación, su instalación se llevó a cabo en noviembre de 2008. Fue fabricado por la compañía aeroespacial rusa S.P. Korolev Rocket and Space Public Corporation, que lo vendió a la NASA en 19 millones de dólares.

A pesar del precio, el inodoro no tiene nada de lujoso, cuenta con un pequeño sistema de tratamiento de agua que se encarga de convertir entre el 80 y 85% de la orina en agua potable, mientras que los desechos sólidos se guardan en una bolsa que va a parar a un compartimento que posteriormente se envía a la Tierra para que se desintegre en la atmósfera.

Bueno, pues tras un fallo en uno de los conductos del inodoro, la fuga dejó liberar agua provocando un caos en la habitación que hizo que los astronautas tuvieran que limpiar los casi 10 litros de agua con toallas, esto mientras reparaban la fuga. Por fortuna, el baño ruso siguió operando durante este tiempo.

Curiosamente, esta no es la primera vez que este inodoro falla, ya que en 2009, a sólo un año de haberse instalado, sufrió una avería que hizo que se inundará el separador del líquidos, lo que provocó la pérdida de agua potable y la fuga de una cantidad de no especificada de orina, la cual tuvo que ser limpiada por parte de los astronautas.

Por fortuna, en los próximos días la ISS estrenará una nueva habitación para el 'Sistema de Inodoro y Compartimiento de Higiene' que permitirá que los astronautas tengan un poco más de privacidad. Además, en 2020 esperan recibir un nuevo y flamante inodoro que, en teoría, contará con nuevos sistemas de reciclaje y será más eficiente y "más cómodo".

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio