Publicidad

Científicos japoneses descubrieron un nuevo tipo de bacteria que puede comerse el plástico

Científicos japoneses descubrieron un nuevo tipo de bacteria que puede comerse el plástico
Sin comentarios

Científicos japoneses descubrieron un tipo de bacteria que puede comer plástico, un hallazgo que puede ser la solución a cientos de problemas que nos afectan hoy día alrededor del mundo. Casi un tercio de todos los envases de plástico no entra en los sistemas de recolección y termina en la naturaleza, según el Foro Económico Mundial, por lo que esta bacteria sería la salvación.

El PET (polietilén-tereftalato) es uno de los plásticos más utilizados para embotellar toda clase de bebidas, y también por la industria textil: se producen cada año 50 millones de toneladas en el mundo, más o menos el 16% del total de plásticos fabricados. Tras aislarla en un vertedero, la bacteria fue bautizada como Ideonella sakaiensis y ya es conocida como la estrella del reciclaje.

Los dos genes clave que le permiten a Ideonella sakaiensis procesar y comerse el PET codifican (contienen la información para fabricar) dos enzimas de las que no había noticia hasta ahora: primero, la enzima PETasa sale de la bacteria y transforma el PET en un compuesto intermediario llamado MHET (mono(2-hidroxietil) tereftalato), que puede ser tragado por la bacteria; entonces la segunda enzima, la MHET hidrolasa, rompe ese compuesto para dar los dos compuestos básicos (monómeros) con los que se fabrica el PET en la industria: etilenglicol y ácido tereftálico.

El PET solo existe desde hace 70 años, por lo que para los científicos será todo un reto tanto teórico como practico encontrar como esta bacteria logró adaptarse y multiplicarse en uno los medios menos pensados. Kohei Oda, Kenji Miyamoto y sus colegas del Instituto de Tecnología de Kyoto, la Universidad de Keio en Yokohama y otros centros japoneses, que presentaron su hallazgo en Science.

Se espera que estos científicos sigan trabajando y entendiendo el comportamiento de la bacteria, esto permitirá entender los alcances que podría tener si regada a lo largo del mundo. Para el 2050 habrá más plástico que pescado en los océanos del mundo por lo que este hallazgo podría cambiar de forma significativa el rumbo del medio ambiente.

Imagen | Huffington Post.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios