Compartir
Publicidad

Nadie había visto jugar jamás así a Magnus Carlsen, el campeón del mundo de ajedrez, y la culpa es de AlphaZero

Nadie había visto jugar jamás así a Magnus Carlsen, el campeón del mundo de ajedrez, y la culpa es de AlphaZero
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Magnus Carlsen está intratable. Primero niño prodigio y luego campeón del mundo de ajedrez, el noruego lleva unos meses jugando como los ángeles. Nadie le había visto a este nivel, y hay quien dice que ningún jugador en toda la historia ha llegado a jugar así. Quizás Bobby Fischer en aquella etapa mágica de 1970-1972.

¿Qué ha pasado para que Carlsen domine de forma tan aplastante a todos sus rivales? Sorprendentemente una de las razones que él ha dado es la de cómo AlphaZero, el motor de inteligencia artificial creado por DeepMind para jugar a ajedrez, se ha convertido en su inspiración. Él ha ido más allá y lo ha calificado como su "héroe".

Aprendiendo de las máquinas

Tras un reciente torneo en Noruega Carlsen explicaba en una entrevista cómo "en esencia me he convertido en un jugador muy diferente en términos de estilo con respecto a cómo jugaba antes, y ha sido un viaje emocionante".

La inspiración, afirmaba, venía de los grandes de la historia en ajedrez, pero también de AlphaZero, el sistema de inteligencia artificial que sorprendió al mundo entero aprendiendo a jugar solo y alcanzando un nivel sin parangón en este deporte: machacó a todos los motores ajedrecísticos computacionales que se le enfrentaron.

Lo hizo sobre todo aprovechando algo que jamás se había visto antes: el uso de sacrificios a largo plazo, entregando piezas para lograr una posición favorable o más armonía en el tablero. Como explica Leontxo García en El País, este estilo recuerda a ese ajedrez más "romántico" del siglo XIX, pero aquí hay poco romanticismo, porque esos sacrificios se toman con una frialdad total, mirando a un futuro mucho más lejano (en movimientos) de lo que se hacía hasta ahora.

Carlsen está usando esa misma percepción, y su ajedrez es ciertamente distinto, afirman los expertos. De las partidas "aburridas" de los últimos dos años con maniobras conocidas y pocas novedades técnicas hemos pasado a un Carlsen que entusiasma a los expertos y a los aficionados, y que aplasta a sus rivales.

Ese nuevo estilo inspirado por el de AlphaZero le está llevando a un nivel nunca antes visto en ajedrez. Como decía Demis Hassabis, máximo responsable de DeepMind, el noruego lleva 7 victorias consecutivas en torneos de élite.

Eso le ha permitido alcanzar una puntuación ELO mensual de 2.882, muy cerca de la casi infranqueable barrera de los 2.900 puntos que representan algo así como los 8,95 de salto de longitud que logró Mike Powell en 1991. Nadie se ha acercado desde entonces a esa marca, y nadie se ha acercado tampoco a ese ajedrez asombroso que Carlsen esta exhibiendo en sus últimos torneos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio