Publicidad

Una era toca a su fin cuando hasta Xiaomi se apunta a los móviles de 1.000 euros
Celulares

Una era toca a su fin cuando hasta Xiaomi se apunta a los móviles de 1.000 euros

Publicidad

Publicidad

Qué tiempos aquellos en los que los Xiaomi de gama alta lo eran solo en especificaciones y no en precio. El fabricante chino marcó la pauta y dio ejemplo: podíamos tener las mismas especificaciones de los mejores moviles mercado a la mitad de precio que estos.

Las cosas fueron cambiando gradualmente, y en los últimos años hemos visto como Xiaomi ha seguido pareciéndose a los grandes en especificaciones, pero también ocurría que cada vez más se acercaba a los precios de sus rivales. Eso se confirma más que nunca con los nuevos Xiaomi Mi 10 y Mi 10 Pro, una de cuyas variantes tiene un precio de 999 euros. Parece que la era en la que los buques insignia de Xiaomi eran además un verdadero chollo por precio se ha acabado.

Adiós a los 'cholloteléfonos' de Xiaomi

Lo apuntábamos ya tras la presentación de estos móviles el pasado mes de febrero. Por entonces Xiaomi solo ofrecía los precios de venta en China, pero ya esos precios dejaban claro que el incremento de coste era notable.

De los 3.299 yuanes del Mi 9 (8 GB + 128 GB) del año pasado pasábamos a los 3.999 yuanes del Mi 10 (8 GB + 128 GB), un incremento de más del 21% del precio. El caso del Mi 10 Pro (12 GB + 256 GB) era aún peor, y costaba un 34% más que el Mi 9 Pro (12 GB + 256 GB) del año anterior.

La evolución de los precios en España ha sido paralela. Los Xiaomi Mi 9 (6 GB + 128 GB) llegaron a nuestro país con un precio de 499 euros. El modelo Mi 10 5G (8 GB + 128 GB) tendrá un precio de 799 euros. La diferencia es notable aun teniendo en cuenta que mejoran varios apartados hardware y sobre todo que además soporta redes 5G.

¿Son excusas suficientes? Eso lo tendrá que decidir el consumidor, pero como se preveía, la conectividad 5G ha servido de excusa para subir precios de diversos modelos aparecidos en las últimas semanas, pero en Xiaomi ese incremento de precio ha sido especialmente notable.

Eso se nota especialmente en el nuevo Xiaomi Mi 10 Pro. Cuando en septiembre de 2019 aparecía el Xiaomi Mi 9 Pro 5G, lo hacía a un precio de 3.799 yuanes para el modelo de 8 GB de RAM y 256 GB de capacidad. Esa misma variante del Xiaomi Mi 10 Pro cuesta 999 euros. Por primera vez el fabricante juguetea con la célebre barrera psicológica.

Mi10 1

Lo curioso es que Xiaomi ha dado un salto mucho más acusado que otros fabricantes en este sentido. Como apuntábamos en febrero, Samsung y OnePlus han mantenido los precios de sus gamas altas en niveles muy similares a las de las últimas generaciones.

Incluso el aumento en el caso de los iPhone de Apple ha sido discreto teniendo en cuenta que este fabricante suele ser referente a la hora de establecer tendencias de precio: aquel iPhone X que traspasó de forma definitiva con la barrera de los 1.000 euros se convirtió en el primero de muchos.

Es extraño ver esa etiqueta de precio en uno de sus terminales, sobre todo cuando durante años la imagen de este fabricante ha estado asociada a la de los 'teléfonos chollo' que ofrecían prestaciones hardware equiparables a las de sus competidores pero con precios mucho más asequibles.

Xiaomi no necesita batallar en precios: ya tiene a Poco y Redmi para eso

En cierto modo, la estrategia de este fabricante es lógica: hace tiempo que los terminales de su familia Mi y Mi Note marcaban la clara diferencia en esa vocación por convertirse en rivales legítimos de los mejores terminales de Apple, Samsung o Huawei.

Poco2

Esa ambición provocó la creación de familias de móviles que han acabado convirtiéndose en marcas subsidiarias con una estrategia propia. Primero fueron los Redmi —que conquistó rápidamente el mercado en India—, luego los Black Shark y más tarde los Poco que por ahora se han prodigado menos pero que se ha renovado con el Poco X2 que han presentado recientemente.

Aunque en el caso de los Pocophone la asociación no es tan evidente, los Redmi han logrado que los sigamos percibiendo como "unos Xiaomi más", con las ventajas que eso conlleva. Han heredado esa excepcional relación precio/prestaciones, algo que Xiaomi antes hacía en sus Mi y que ahora parece haber dejado a unos Redmi que son especialmente competitivos y que ya son referentes en el mercado de la gama media.

Y eso es precisamente lo que probablemente quería Xiaomi: dejar el mercado de la gama media y gama de entrada a sus nuevas marcas, y hacer la transición hacia una estrategia que la sitúe más cerca que nunca de sus rivales directas en la gama alta.

Traspasar la barrera de los 1.000 euros no es bueno ni malo, sino todo lo contrario

Las nuevas propuestas de Xiaomi son por desde luego singulares por ese incremento de precio. Quienes han seguido la trayectoria del fabricante pueden sentirse algo traicionados por ese salto de Xiaomi, pero será el mercado y los usuarios —muy dueños de gastarse su dinero como mejor crean conveniente— quienes decidirán si Xiaomi ha acertado con estas propuestas.

Fold

¿Es mejor un Xiaomi de 1.000 euros con un teléfono de Apple, Samsung o Huawei de 1.000 euros? En el último caso la cosa ha cambiado radicalmente con unas propuestas que no disfrutan de las aplicaciones y servicios de Google, pero hay desde luego factores que sin duda harán interesantes las comparaciones como la calidad de sus cámaras o la autonomía de sus baterías, por ejemplo.

Puede que las críticas a Xiaomi afloren por esta nueva estrategia de precios, pero el discurso es el mismo que cuando hemos visto cómo otros fabricantes superan ya holgadamente los 1.000 euros en sus propuestas e incluso plantean un futuro en el que terminales de 2.000 euros podrían no ser tan raros. Lo estamos viendo con los móviles con pantalla plegable, pero incluso terminales "convencionales" ya superan los 1.500 euros sin despeinarse (toses, S20 Ultra, toses).

En Xiaomi parece claro que ahora que están absolutamente bien posicionados en el segmento de la gama media, el objetivo es competir de una vez por todas en ese segmento que permite obtener mayores márgenes de beneficio —por cierto, ¿qué fue de aquella promesa del margen del 5%?— mientras mantienen sus propuestas en otras gamas con los Redmi y los Poco.

Afortunadamente para los usuarios la realidad es clara: hay opciones para todos, y los 1.000 euros de los Xiaomi Mi 10 Pro parecen casi anecdóticos cuando hoy más que nunca es posible lograr prestaciones fantásticas por mucho menos. Quizás ya no necesitamos una Xiaomi con cholloteléfonos en nuestra vida. Quizás lo que está pasando es que hay un montón de cholloteléfonos por ahí, afortunadamente.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios