Compartir
Publicidad

Huawei y los desafíos: tienen Plan B con un Android y un Windows propio, pero ese futuro plantea muchas dudas

Huawei y los desafíos: tienen Plan B con un Android y un Windows propio, pero ese futuro plantea muchas dudas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A Huawei casi todo le va de perlas. De lo que no le va tan bien es evidente que la trifulca con el Gobierno de los Estados Unidos plantea una potencial amenaza a su futuro, y parece que la firma está preparándose por si esa situación acaba complicándose aún más.

El plan B de Huawei consiste en tener sistemas operativos propios, algo que les permitiría evitar males mayores si los Estados Unidos imponen un veto más restrictivo y tienen por ejemplo que prescindir de Android y Windows. Si eso ocurre, ¿qué opciones tiene Huawei?

Samsung ya tuvo sus más y sus menos con Android

Puede que algunos recordéis que la situación no es del todo nueva. Aunque fuera por diferentes motivos, Samsung también quiso "salirse del redil" y plantear una apuesta alternativa a Android.

Ese era el propósito con Tizen, un sistema operativo que acompañó a algunos terminales (pocos) de la compañía, pero que pronto acabaría siendo relegado a relojes inteligentes y, en los últimos tiempos, a la Internet de las Cosas.

Incluso empresas americanas han querido desmarcarse de la plataforma móvil de Google. Amazon es el caso más evidente, con un fork propio de Android (Fire OS) que incluye su propia tienda de aplicaciones. Esta plataforma, eso sí, va claramente retrasada con respecto a las versiones oficiales de Android, y las últimas ediciones están basadas en Android 7.1 Nougat.

Tizen

Son dos caras de una moneda que tiene muchos más ejemplos: en Tizen se vio pronto que contar con un catálogo de aplicaciones nutrido era demasiado importante: las ausencias de las herramientas y juegos más populares eran un obstáculo casi insalvable, como ha sucedido en otras alternativas móviles en el pasado.

En Fire OS Amazon ha tomado una filosofía muy similar a la de los fabricantes chinos, que adaptan Android a su antojo para luego integrar alguna de las muchas tiendas de aplicaciones disponibles. Tienes buena parte de las virtudes de Android, pero no acceso a sus servicios y aplicaciones.

Huawei y los 'por si acaso'

En la noticia que desvelaba el South China Morning Post se recogían las declaraciones en Die Welt de Richard Yu Chengdong, responsable de la división móvil de Huawei. .

Hua

Allí Yu era claro: "hemos preparado nuestro propio sistema operativo, y si se da el caso de que no podemos usar estos sistemas [Android], estaremos listos y tendremos un plan B". Un portavoz de Huawei añadía que aunque tienen esas alternativas preparadas, "no esperamos usarlas y, para ser honestos, no queremos usarlas".

El fabricante chino -del que ya se conocía ese plan B- quiere evitar lo que ocurrió con ZTE, la empresa que sufrió un importante veto de componentes y software que la puso al borde del precipicio hace unos meses.

Huawei4

A priori todo parece señalar que esa alternativa de Huawei a Android sería un 'fork' o versión derivada más de la plataforma móvil de Google. Eso permitiría a Huawei no renunciar a todo el catálogo de aplicaciones de este ecosistema, que podrían utilizarse gracias a tiendas de aplicaciones independientes como las que plantean tanto Amazon como muchos fabricantes y desarrolladores chinos.

Google poco puede hacer ante tales movimientos -lo intentó y salió escaldada en verano de 2018- y por lo tanto Huawei plantearía aquí su alternativa en móviles.

Es más misterioso ese sistema operativo alternativo a Windows para sus portátiles: ¿quizás una distribución Linux? Ese podría tener sentido teniendo en cuenta que es miembro Platinum de The Linux Foundation.

Aun con ese plan B, es probable que como decía ese portavoz ambos sistemas sean soluciones de compromiso para el caso de que Google o Microsoft decidieran vetar el acceso a sus soluciones. Sería un golpe muy importante para la firma -en materia de hardware también hay alternativas como MediaTek para procesadores-, y puede que ni con ese plan B lograran recuperarse de ese hipotético veto. Y aún así, mejor prevenir que curar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio