Compartir
Publicidad

Astrónomo amateur 1 - Profesionales 0: un aficionado dio con una supernova de manera casual y en un momento excepcional

Astrónomo amateur 1 - Profesionales 0: un aficionado dio con una supernova de manera casual y en un momento excepcional
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de los aspectos positivos de la democratización de la tecnología es que, cuando se junta con la curiosidad, ocurren cosas como ésta. Quizás de manera más casual, pero de nuevo tenemos un "profesionales 0 - amateur 1" con este astrónomo aficionado que logró cazar una supernova por casualidad.

Por mucho que alcemos la vista al cielo y veamos que está plagado de estrellas, muchas ya están descubiertas y bautizadas (y muchas más de las que vemos con un telescopio). De ahí que el descubrimiento de Víctor Buso sea aún más sorprendente: además de carecer de los medios de una agencia espacial o de un equipo profesional de astronomía, éste no estaba ni siquiera intentando cazar supernovas, lo cual no es nada fácil.

Una supernova que pasaba por allí

Si en la introducción decíamos "de nuevo" es porque no es ni mucho menos la primera vez que un astrónomo amateur le gana la partida a la NASA y quienes tienen cientos de potentes ojos puestos ya en el espacio. Hace un tiempo hablamos de la enana marrón que se le escapó a la NASA, si bien en ese caso sí se trataba de un rastreo en busca de algo no visto hasta el momento.

Lo que le pasó a Buso es distinto. Según cuentan en Popular Science, Buso estaba probando una cámara nueva junto con un telescopio convencional (de tipo newtoniano, de 40 centímetros) e intentó fotografiar la galaxia NGC 613, a 86 millones de años luz de la Tierra desde el techo de su casa en Rosario (Argentina).

Víctor Buso dio con la supernova de manera casual, probando su nueva cámara junto con un telescopio convencional

Hizo numerosas tiradas (con exposición de 20 segundos) y en una de ellas percibió una luz brillante bajo dicha galaxia y, tras consultar a otro colega aficionado (Sebastián Otero), reportaron el hallazgo al Transient Name Server. La supernova se confirmó un día después tras comprobarlo con los avanzados observatorios en Hawaii y Chile (con ultravioleta, luz visible y rayos X).

Así, lo que llama la atención del hecho no es sólo que sea un hecho casual y que se trate de una supernova, sino que tras analizar todas las tomas del astrónomo amateur se vio que había cazado justamente el inicio del evento, es decir, cuándo explotó la supernova justamente. De ahí que se considere un disparo (o disparos) único.

Buso Negativos de la supernova SN 2016gkg (círculo rojo) bajo la galaxia NGC 613. El tiempo transcurrido (25 minutos) indica el periodo que estuvo brillando. (Imagen: Víctor Buso/Malina Bersten - Nature)

Un disparo tan casual como excepcional

Así lo describe Melina Bersten, astrofísica del Instituto de Astrofísica de La Plata cuyo trabajo (en conjunto con Buso y otros) centrado en esta supernova sale publicado estos días en Nature. Investigación centrada en intentar explicar la evolución de las supernovas desde su inicio con varios modelos, hablando del descubrimiento de Buso de la que pasó a llamarse SN 2016gkg.

Según la científica las observaciones de Buso (hechas en 2016) encajaban con modelos previos de cómo se comporta una supernova en sus estadios iniciales (esto es, tras la explosión), y lo que hizo su equipo es rebuscar entre los archivos del Hubble por si éste había cazado algo. Lo que vieron es una estrella amarilla, aparentemente un sistema binario, cuya evolución pretenden estudiar para comprobar si la estrella ha desaparecido.

De este modo, se trata de un descubrimiento casual de gran valor para los investigadores, como también comentaba Alex Fillipenko (astrónomo de la Universidad de Berkeley) en la publicación de la institución. Según este investigador, los astrónomos profesionales han estado a la caza de estos primeros momentos de una supernova dado que puede dar una información que no puede obtenerse de otro modo, describiendo los datos que ha dado lo de Buso como "excepcionales".

Imagen | NASA, ESA, J. Hester, A. Loll (ASU)
En Xataka | Hay estrellas que tampoco quieren morir: una sola supernova está cambiando todo lo que sabíamos sobre la muerte de las estrellas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos