Publicidad

Las opciones para ser turista espacial: desde viajes gratis hasta reservas por más de 9 millones de dólares

Las opciones para ser turista espacial: desde viajes gratis hasta reservas por más de 9 millones de dólares
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Viajar puede ser más fácil y estar más de moda que nunca, viendo que allá donde nos desplazamos hay ya otros tantos turistas y que cada vez hay más ciudades como destino turístico más allá de las capitales y más mainstream. Pero la frontera no la ponen los continentes, los océanos y ni siquiera la estratosfera, porque desde hace un tiempo ya podemos hablar de la era del turismo espacial.

Cierto es que aún no es algo tan habitual ni mucho menos económico, pero el caso es que con el perfeccionamiento de las tecnologías y los vehículos espaciales, así como de los efectos que provoca la ingravidez en nuestro cuerpo, poco a poco va habiendo más oferta y opciones. Hecho el destino, hecho el negocio, así está el escaparate para encontrar vuelos al espacio (en un plazo aparentemente corto).

Un viaje posible si tu presupuesto lo permite

Lo del turismo espacial puede sonar algo lejano y futurista, pero lo cierto es que existe desde hace décadas y ya vimos que personas (acaudaladas) como Charles Simonyi logró subir hasta allí sin ser ingeniero aeroespacial. De hecho, fueron los rusos los que promovieron este negocio junto con otras empresas privadas como Space Adventures, que llevó a Simonyi las dos veces y que existe desde 1998.

Recordaban en Wired que hasta el momento siete personas han pagado ya por ir al espacio, empezando por el multimillonario Dennis Tito (en 2001) y siguiendo con otros casos contados como el que os recordábamos. Y desde ese momento no ha vuelto a haber ninguno más, así que llevan diez años sin turistas espaciales.

Traje Boeing

Pero pese a la aparente baja demanda, la oferta se mantiene. Compañías como Blue Origin, SpaceX o Virgin Galactic mantienen este curioso objetivo y, habiendo precedentes de hace más de una década, da que pensar que el turismo espacial como opción algo más habitual no está en un futuro tan lejano.

Ejemplo de ello es el conocido como Big Falcon Rocket de la compañía de Elon Musk, una gran nave pensada en parte para poder llevar hasta la Luna a los civiles interesados en visitar nuestro satélite, teniendo ya un primer seleccionado para este viaje: el multimillonario Yusaku Maezawa.

No es casualidad que todos los casos que citamos vengan acompañados de adjetivos como "multimillonario". Como ya hemos comentado, tener todo el planeta Tierra en la vista de nuestra ventana no es nada económico habiendo costado millones de dólares a estos primeros turistas, si bien en el caso de Virgin Galactic y alguna otra son algo más "asequibles" hablando de entre 200.000 y 250.000 dólares (su lista de espera es de unas 700 personas).

Sobre esto, contaban los del MIT que, como ocurrió con los vuelos de avión, los precios deberían bajar una vez vayan disminuyendo riesgos y exclusividades. Pero esto sí que no parece que vaya a ocurrir ni siquiera a medio plazo, adjuntando un estudio en el que se reflejaba que muchos estadounidenses no tenían interés en estos viajes.

Compañías que ofrecen vuelos espaciales (y las que los ofrecieron)

Algunas empresas llevan mucho tiempo ya con vuelos de pruebas o bien prometiendo cohetes diseñados para el turismo espacial, pero no todas han seguido adelante y mantienen su promesa de negocio.

Virgin Galactic

Una de las que ya hemos mencionado y con razón, estando ya desde hace tiempo queriendo encabezar esta curiosa actividad y logrando hace unos ocho meses que su avión espacial llegase por primera vez al espacio. En enero de este año batieron récord propio en altura, llevando ya a tres pasajeros en el VSS Unity, quienes pudieron experimentar unos segundos de ingravidez.

Como hemos comentado, tienen una lista de espera que supere esas 700 personas al ser éste un dato de hace meses, y como ya dijimos se rumorea que en ella se incluyen políticos y celebridades como Lady Gaga y Leonardo DiCaprio. En su web indican que todos los asientos ofrecidos por esos 200.000-250.000 dólares (pagando la mitad como depósito, según The Guardian) están ya reservados, pero que podemos registrarnos para recibir información cuando haya más disponibilidad.

SpaceX

También hemos hablado de ella, y es que SpaceX ha estado en muchos titulares al protagonizar lanzamientos e hitos remarcables a nivel de vehículos espaciales buscando soluciones más sostenibles. Además de las labores más habituales que realizan (por ejemplo, enviando cargas a la Estación Espacial Internacional), está ese objetivo de llevar a gente a la Luna que hemos comentado antes y que anunció Elon Musk hace dos años, conociendo de momento a uno de esos dos ocupantes (Yusaku Maezawa).

Space X

A diferencia de la anterior, en este caso no se sabe qué precio han adelantado esas dos personas que en teoría volarán a la Luna con SpaceX en 2023 ni lo que costará un billete. En la página web de la compañía tampoco hay ningún espacio reservado para esta posible fuente de ingresos, así que es una de las posibilidades que aún ha de dibujarse un poco más al menos para "el gran público".

Blue Origin

Si hablamos de Musk no podemos olvidar a Bezos. La compañía espacial del propietario de Amazon también lleva tiempo planeando los viajes turísticos espaciales, haciendo pruebas con su New Shepard, de hecho junto a la de Musk y otras tantas colaborarán con la NASA para volver a pisar la Luna, como pudimos saber, y tienen su propia misión para ello: Blue Moon.

Blue Origin

En su web muestran lo que ofrecen (programa de entrenamiento astronauta incluido), pero tampoco hay información sobre las tarifas de Blue Origin, pero en Reuters hablaron de un precio que rondaría el de Virgin quedando en unos 250.000-300.000 dólares. Habrá que ver si esos turistas que en teoría ya han pagado eso finalmente van al espacio a finales de este año, como dijo la compañía (y un pro-tip: siendo empleado hay posibilidad de viajar estando costeado por la compañía, así que quizás es una opción que queráis intentar).

Boeing

Con esta tampoco hacen falta muchas presentaciones porque es una de las empresas que más tiempo lleva en altos vuelos. Aquí os hemos mostrado su Boeing CST-100 Starliner y los avances que iban haciendo con ella, siendo la cápsula que la compañía ha diseñado para estos vuelos así como el transporte de astronautas a la ISS.

Boeing

Las pruebas se han ido posponiendo y en teoría iban a realizarse este año, habrá que ver si en este sentido cumplen con la agenda. Tampoco conocemos los precios por los que se comercializarán estos vuelos ni se indica nada más en la web de la Starliner.

Orion Span

Otra empresa que ofrece turismo espacial explicando su programa de entrenamiento y prestaciones y que es quizás menos conocida. En Orion Span tienen planes de tener su propia estación espacial para uso comercial, la cual será el destino de los turistas que deseen experimentar la ingravidez y las vistas espaciales.

Orion Span

La idea es que esté orbitando y haga las veces de hotel espacial, pudiendo hospedar hasta a seis turistas. En la web hablan de unos 9,5 millones de dólares por reserva y de tenerlo habilitado en tres años, si os interesa podéis pagar el módico precio de 80.000 dólares (o en bitcoins) para la reserva.

Space for Humanity

Curiosa la propuesta de esta organización que ofrece viajes gratuitos a gente que, al contrario de esos nombres que veíamos antes, no tendría de otro modo la posibilidad de ir al espacio. Rachel Lyons, directora ejecutivo de la compañía, comentaba al MIT que pretenden enviar entre seis y ocho personas en los próximos dos años, así que si estáis interesados podéis ir rellenando la hoja de registro por si entráis en los requisitos.

Space Adventures

De ésta hemos hablado al principio porque lleva una larga trayectoria en lo que son viajes privados al espacio, si bien públicamente no disponen la información de los precios que cuestan sus viajes.

Ofrecen de hecho varios tipos de servicio, partiendo de quizás los más básicos para catar la ingravidez, estando éstos a partir de 5.400 euros. Si se busca una compañía con más recorrido y experiencia, desde luego esta debería figurar entre las primeras, pero por casos como el de Simony quizás no sea de las más asequibles para estar unos días orbitando.

Las compañías con peor suerte

Un ejemplo de fracaso es Golden Spike, una empresa que surgía en 2010 con la idea de ser específicamente una compañía dedicada a los vuelos espaciales comerciales a la superficie lunar. En 2012 anunciaron sus intenciones hablando incluso de conexiones con empleados de la NASA, pero en 2015 se desvaneció su web y al parecer con ello todo el proyecto, incluso habiendo recaudado dinero por Indiegogo.

A Galactic suite Space Resort las cosas no parecen irle bien desde hace un tiempo, de hecho su web ni siquiera carga. Fue una empresa española que nacía en 2007 con el objetivo de llevar a cabo viajes turísticos espaciales, pero ni lo vimos en 2012 como en principio anunciaron ni parece que lo veremos en un futuro.

Imagen | NASA (vía Space Adventures)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir