Publicidad

Coltán "made in Spain": tras años de trabajo, por fin consiguen sintetizar el mineral más codiciado por la industria electrónica

Coltán "made in Spain": tras años de trabajo, por fin consiguen sintetizar el mineral más codiciado por la industria electrónica
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Efectivamente, la única mina de coltán de Europa está en España. En la provincia de Ourense. Hace unos años, os hablamos de ella y de cómo, tras estar cerrada desde el año 1982, inversores y administraciones estaban tratando de resucitarla con la esperanza de que, con ella, resucitara toda la comarca. Sin embargo, nada es tan fácil como aparece en un plan de negocios.

En las escorias de la mina de Penouta se pueden encontrar tantalio y niobio (lo que popularmente se conoce como 'coltán'), sí. Pero no estaba claro cómo hacerlo de forma rentable. Para ello, los responsables de la mina (Strategic Mineral y Krown) se pudieron en manos del Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas. Y lo han conseguido. El proyecto "Estannio", coordinado por investigadores del CENIM, acaba de conseguir diseñar ese proceso. Por primera vez en la historia, se ha logrado obtener "coltán made in Spain". La cosa se pone interesante en Galicia.

¿Cómo lo han hecho?

coltán

"El niobio y el tántalo son dos elementos con mucha afinidad química y su separación selectiva es complicada. Para ello, tenemos que separar primero el estaño y después aplicar un proceso laborioso para obtener sales comerciales tanto de niobio como de tántalo, y hacerlo además con rendimientos y purezas atractivas para su explotación comercial", explicaba Félix Antonio López del CENIM a Europa Press.

El reto era encontrar una serie de procesos químicos con los que consiguen separar estos valiosos metales y la clave la han encontrado en la lixiviación. Es decir, en la extracción de la materia soluble de una mezcla mediante la acción de un disolvente orgánico. Con esta nueva técnica, los investigadores no solo han obtenido lingotes de estaño con un 95% de pureza, sino también las primeras de sales de niobio y tántalo de calidad comercial producidas en España. Hablamos de una pureza del 97 y el 99% respectivamente.

Se trata, sin lugar a dudas, de una buena noticia no solo para Orense, sino también para la industria electrónica cuya dependencia crítica de este tipo de materiales ha metido en muchos dilemas éticos y conflictos políticos. No hay que olvidar que alrededor de un 80% del total del coltán disponible está en la República Democrática del Congo y el resto se distribuye entre países como Ruanda, Nigeria, Brasil, China o Rusia.

En los últimos años "coltán" ha sido sinónimo de violación de derechos humanos y financiación de guerras civiles. Por eso, lo disruptivo de estas tecnologías va más allá de una curiosidad local. Se trata de procesos que pueden permitir una "democratización" del coltán facilitando la explotación comercial de lugares que como Penouta llevan décadas cerrados a cal y canto.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios