Compartir
Publicidad

El robot de "mirada de cachorrito" definitivo es Lovot y viene de Japón para amarte y ser amado por ti

El robot de "mirada de cachorrito" definitivo es Lovot y viene de Japón para amarte y ser amado por ti
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Japón es maravilloso, empezamos muchos artículos así y los que quedan, porque no es para menos. Ya no sólo es todo lo que vamos viendo en torno a los Juegos Olímpicos o ese maravilloso mundo de sus inodoros, son creaciones como Lovot, el robot diseñado solamente para ser amado, como ya insinúa su nombre.

Se escapa así de esas leyes no escritas sobre la tecnología y la robótica, aquello de que su deber sea hacer nuestras tareas más exigentes o nuestra vida más cómoda. Lovot nace con pelaje y con la única misión de que lo ames y que crees un vínculo afectivo con él. Tal cual.

Lleno de sensores para sentir tus abrazos

Creado por Kaname Hayashi, ya implicado en el desarrollo del robot Pepper, se trata de un robot de unos 50 centímetros de altura, con un motor y ruedas para que pueda perseguirnos por casa. Todo eso, como hemos dicho, bajo un manto de pelaje al más puro estilo peluche de cría de pingüino, de búho o algo así como un cachorro de perezoso, incluso.

Dispone de un altavoz para "hablar" a su manera (una especie de maullido y trino remezclado), pero nada que ver con la interacción con Alexa o alguno de los asistentes virtuales actuales. Repetimos: no nos va a facilitar ninguna tarea, ni a ser un centro domótico, ni siquiera a ponernos música: Lovot está creado para amar y ser amado.

Eso sí, incorpora tres cámaras (profundidad, temperatura y una de angular de 180 grados) para mapear y navegar por el entorno. Es capaz de almacenar más de 1.000 personas para "recordarlas" y puede reconocer más de 100 personas al mismo tiempo.

Sus ojos contienen seis capas gráficas para crear ese movimiento ocular y dispone de una serie de sensores que le permiten desplazarse de manera autónoma. Según su creador con éstos alcanza un nivel de autonomía y cognición esperado en una mascota pequeña, con "un nivel de inteligencia algo por encima del de un hámster", según especificaba Hayasi a Bloomberg.

Lovot 03

Pesa unos 3 kilogramos y su cuerpo está recubierto de más de 50 sensores para detectar tacto y presión (no hay que escatimar en sensores cuando se trata de detectar abrazos). Además , para que no sólo sea suave, sino que además esté calentito, la temperatura que generan sus circuitos se deriva a la superficie de Lovot, de modo que alcanza una temperatura algo mayor a la media humana.

Dispone de una batería de litio que según la web del producto da para 45 minutos, con un tiempo de carga de 15 minutos. Se mueve a unos 2-3 kilómetros/hora y dos procesadores de cuatro y seis núcleos, con 8 y 4 GB de RAM.

¿Quién dijo que amar y ser amado fuese barato?

¿Os ha conquistado Lovot tanto como a nosotros? ¿Se os ha puesto la mirada con chiribitas a lo manga viendo y oyendo a Lovot en los vídeos de muestra? Entonces más vale que vayáis ahorrando, sobre todo si os dan un aguinaldo navideño, porque la unidad de Lovot sale a 3.000 dólares, con la posibilidad de un pago mensual de 90 dólares mensuales.

Habrá que esperar además hasta finales de 2019 para su distribución, así que nos queda un año para empezar a verlos en los hogares (que puedan permitirse este coste por el amor de un robot). La compañía planea empezar las ventas en Japón, enfocada según transcribía Bloomberg en mujeres (curioso) y gente mayor.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio