Publicidad

El futuro de Intel están en Tiger Lake, sus gráficas dedicadas Xe y un (confuso) Thunderbolt 4

El futuro de Intel están en Tiger Lake, sus gráficas dedicadas Xe y un (confuso) Thunderbolt 4
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La rueda de prensa ofrecida por Intel en este CES 2020 fue extraña: hubo conceptos interesantes como su tableta plegable Horseshoe Bend, pero al contrario de lo que hizo AMD con una presentación en la que los productos están a punto de llegar, el futuro planteado por Intel parece más lejano.

Aún así fue interesante comprobar los avances de Intel en varios campos: están preparando el desembarco de Tiger Lake, los procesadores que sustituirán a Ice Lake, pero también hablaron de su primera tarjeta gráfica discreta, basada en la arquitectura Xe, e incluso mencionaron la aparición del soporte para Thunderbolt 4, una decisión extraña teniendo en cuenta que no ha habido anuncio oficial de revisión del estándar.

Tiger Lake en portátiles, gráficos Xe, ¿soporte "Thunderbolt 4" incluido?

La nueva microarquitectura de Intel se llamará Tiger Lake y será la sucesor de la actual Ice Lake. Será la consolidación de los procesadores de 10 nm de Intel que han empezado a aparecer con Ice Lake, y en principio estará centrada en equipos portátiles de bajo consumo con TDPs de 9 y 25 W.

Estos futuros procesadores contarán además con la primera implementación de las nuevas tarjetas gráficas dedicadas de Intel. La arquitectura Intel Xe hará acto de aparición en estos equipos a tra´ves de las llamadas Intel DGX1, que previsiblemente serán una evolución de soluciones actuales de gráficos de Intel como los chips Intel Iris Plus. Aún tendremos que esperar esas gráficas dedicadas que compitan (o traten de hacerlo) con las soluciones de AMD o NVIDIA.

En Intel mencionaron además apartados importantes como el soporte de WiFi6 y sobre todo de PCIe 4.0, algo en lo que AMD adelantó a esta empresa el año pasado con el anuncio de los nuevos Ryzen con arquitectura Zen 2. La memoria LPDDR5 podría ser también protagonista en estos equipos, algo que plantearía una eficiencia muy superior a los actuales módulos LPDDR4x.

Una de las características que más debate suscitaron fue la del soporte Thunderbolt 4. Intel mostró ese dato específicamente en su presentación de esta futura microarquitectura -aparece en el vídeo promocional, por ejemplo-, pero no aclaró qué tipo de mejoras integraría la nueva versión de un estándar que cedió al USB-IF hace meses.

Tiger1

De hecho Intel acabó reconociendo que en realidad se referían a que en Tiger Lake contarán con soporte USB 3.2 Gen 2 (10 Gbps), y que los picos de transferencia de 40 Gbps no cambiarán respecto a Thunderbolt 3.

En Tom's Hardware indican que es posible que Thunderbolt 4 no sea más que una especie de rebranding que no será más rápido que Thunderbolt 3 aunque pueda cambiar en algunos aspectos y características adicionales. El futuro estándar USB 4 -aún por anunciarse- es de hecho muy parecido a lo que Intel quería al parecer querer decir al mencionar Thunderbolt 4 durante la presentación.

Los datos que ofreció intel fueron difusos, y de hecho no hay fecha estimada concreta para la aparición de procesadores Tiger Lake aunque sí hablaron de que estará disponible en varios productos "más adelante en 2020". Probablemente sepamos mucho más en los próximos meses, y de hecho es probable que la feria Computex, que se celebra a principios de junio en Taiwán, sea una buena oportunidad para Intel si quiere acercarnos más a ese futuro.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios