Compartir
Publicidad
Publicidad

Alguien tiene que decirlo: los tardígrados son el Windows Vista de la microbiología

Alguien tiene que decirlo: los tardígrados son el Windows Vista de la microbiología
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sí, los tardígrados son alucinantes. Lo hemos repetido varias veces. Son capaces de "resistir presiones de hasta 6.000 atmósferas, sobrevivir en el vacío del espacio y aguantar temperaturas de más de 150ºC". "Serían los únicos supervivientes a una catástrofe astronómica" y, por si fuera poco, son maestros del robo molecular y "su ADN es el que mayor porcentaje de material de otras especies contiene".

Basta ya. Seamos serios. Alguien tiene que decirlo: los tardígrados no son para tanto.

El 'rock-star' de la microbiología

Tengo que reconocer que a mí también me convencieron esos mofletes y esa curiosa forma de osito de gominola. Luego se hicieron mainstream y los medios nos convertimos en fans absolutos de estos extremófilos. Todo en orden, ¿quién iba a estar en contra de esos bichos tan indestructibles y monos?

Pero un día me encontré con este tweet ("Parece que los tardígrados, que sobreviven al apocalipsis, hasta hace poco no pudieron ser cultivados en el laboratorio con éxito. Se morían") y, claro, no pude evitar ponerme a investigar. ¿Qué estaba pasando con los tardígrados?

Nada

rtrt

Porque eso, 'nada', es la característica principal de los tardígrados. O, mejor dicho, su capacidad para no hacer metabólicamente nada cuando las cosas bien mal dadas. Y esto ha generado algunas confusiones.

Como decía Alex Damián Serrano, solemos confundir 'criptobiosis' con 'condiciones de vida normal'. La criptobiosis es un estado ametabólico en la que entran algunos organismos ante condiciones ambientales muy adversas. Es una forma biológica de "pasar el chaparrón" para, una vez que las condiciones mejoran, recuperar el estado metabólico que se tenía previamente.

Eso es lo que pueden hacer los tardígrados y poco más. Es sorprendente, sí. Pero tengámoslo claro ni podrían vivir en el espacio exterior ni hacer vida normal tras un holocausto astronómico. Como cualquier forma de vida, necesitan alimentarse, necesitan agua, necesitan oxígeno, etc.

Es más, los tardígrados solo son capaces de vivir en condiciones muy buenas. Eso explica que, en el laboratorio, hasta que aprendimos a tratarlos bien, se murieran. Es decir, no, no son superhéroes indestructibles.

Si éramos pocos, lo del ADN tampoco

dfdfd

Según el relato general, los tardígrados no solo son indestructibles, sino que van "robando" genes a todas las especies que tienen cerca. Pero, lamentablemente, los últimos estudios señalan que posiblemente tampoco es así.

Un nuevo estudio de la Universidad de Edimburgo y la Universidad Keio han comparado varios genomas de tardígrado para dilucidar que parte de ese 17% de genes prestados eran contaminación y qué parte eran fruto de la transferencia genética horizontal. Sus resultados reducen esa transferencia a, atención, un 0,7%. Ni robar saben los tardígrados.

El grafeno de la biotecnología, el Windows Vista de la microbiología

Collembola From The Drainage Of A Hot Spring In Lassen County California Stacked Macro 10x

Las cosas como son: sí, los tardígrados son seres fascinantes. Sobre todo, porque no hemos sido capaces de estudiarlos a fondo hasta hace muy poco tiempo. De hecho, ya estamos aprendiendo cosas de ellos que podrían permitirnos mejorar los tratamientos de cáncer o permitirnos viajar a través del espacio exterior.

Pero corremos el riesgo de que, en fin, se conviertan en el grafeno de la microbiología. Como los lectores de Xataka me recordáis cada cierto tiempo, llevamos años escuchando que el grafeno va a revolucionar todo, pero esa revolución no llega. Nadie duda que el grafeno tenga esa capacidad disruptiva, sencillamente hemos dejados de creernos las promesas que llegan desde allí.

Si el hype tardígrado sigue en esta línea, no sólo dejaremos de necesitar superhéroes (¿Para qué teniendo tardígrados?). Eso sería hasta divertido. El siguiente paso es que, bueno, convirtamos a la investigación en un circo y a los tardígrados en sus estrellas.

Y eso (con sus decenas de científicos girardo sus líneas de investigación para llamar la atención y encontrar financiación) solo conduce a ciencia de mala calidad. Suficientes problemas tiene ya la ciencia como para añadir más. Dejemos a los tardígrados tranquilos.

En Magnet | El alucinante mundo de los tardígrados

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio