Compartir
Publicidad

Australia instala seis paneles solares al minuto y, por eso mismo, las renovables australianas están a punto de morir de éxito

Australia instala seis paneles solares al minuto y, por eso mismo, las renovables australianas están a punto de morir de éxito
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

«Australia debería estar exportando sol». Eso defendía, hace unos días y en horario de máxima audiencia, el economista Jeffrey Sachs, profesor de Columbia, asesor de la ONU y uno de los mayores expertos en economía del desarrollo. Razón no le faltaba. El éxito de la energía solar australiana es tan rutilante que está a punto de romper el sistema eléctrico del país.

En el país oceánico se instalan seis paneles solares cada minuto, el equivalente a una nueva central eléctrica de carbón cada año. Si la tendencia sigue así, es cuestión de tiempo que la red eléctrica no pueda manejar tanta electricidad solar. Australia se está dando cuenta, de la peor forma posible, que apostar por las renovables va mucho más allá de conectar paneles solares a la red.

La trampa (política) de las renovables

Joey Csunyo 512460 Unsplash 1 Min

El fuerte crecimiento de las instalaciones de energía solar y una red vieja y poco interconectada, son la receta perfecta para causar un "pico solar". «Es 'todo o nada' de renovables: todas las instalaciones están encendidas o apagados al mismo tiempo», explicaba el director de EnergyAustralia, Mark Collette. «Nos estamos acercando al punto en el que no tiene sentido poner más energía solar en el sistema sin que algo cambie».

«En los próximos 12 meses veremos una batalla real en el mundo de la energía solar», reflexionaba Ed McManus, director de Meridian Energy, una eléctrica renovable australiana. Se trata de una carrera empresarial que sin una reorganización profunda puede tumbar el sistema eléctrico de Australia del Sur a lo largo de 2019.

Es decir, el año que viene amplias zonas de Australia estarán desperdiciando energía porque no podrán verterse a la red. La solución para minimizar este problema (o incluso para evitarlo del todo) es invertir en baterías y en modernizar la red eléctrica para ir hacia la 'Enernet'.

Sin embargo, los costos son tan grandes que Australia, como la mayoría de países, se ve abocada a tomar una decisión: o apostar decididamente por las renovables o desincentivarlas. Parece claro que ambos modelos no pueden convivir en el corto-medio plazo y tenemos dificultades para encontrar un punto medio. Ese es uno de los temas de nuestro tiempo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio