Compartir
Publicidad

Esto era un champiñón blanco, ahora es una central eléctrica en miniatura: biónica, cianobacterias y sí, un poco de grafeno

Esto era un champiñón blanco, ahora es una central eléctrica en miniatura: biónica, cianobacterias y sí, un poco de grafeno
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tal y como suena. Un grupo de investigadores del Stevens Institute of Technology cogieron un champiñón blanco normal de un supermercado y lo hicieron biónico. ¿Cómo? Alimentándose con cianobacterias impresas en tres dimensiones capaces de generar electricidad y envolviéndolo con nanocintas de grafeno capaces de recoger esa energía.

Suena rarísimo, soy consciente. Casi psicotrópico. Pero se trata de uno de los últimos resultados del mundo de los híbridos. Una línea de investigación que trata de desentrañar la maquinaria biológica de las células para usar sus estructuras, engranajes y palancas moleculares para fabricar nuevas tecnologías. Por ahora, tenemos lo más parecido del mundo a un champiñón ciborg.

Dadme una seta y moveré el mundo

Zhen Hu 419499 Unsplash

Hace mucho que sabemos que las cianobacterias pueden producir electricidad. El problema es que hasta ahora los investigadores no han conseguido construir medios artificiales donde esas cianobacterias sobrevivan mucho tiempo. La idea de Manu Mannoor y su equipo del Departamento de Ingeniería Mecánica de Stevens fue precisamente esa: ¿podríamos usar los champiñones para cultivar esas bacterias?

Teóricamente, tenía sentido. El champiñón blanco es un sitio fantástico para irse vivir si eres una bacteria: tiene los nutrientes, la humedad, el pH y la temperatura perfectos para que las cianobacterias sobrevivieran varios días sin problema. Eso era una excelente noticia.

Sin embargo, quedaba por resolver cómo podían recoger esa electricidad: el equipo de Mannoor utilizó una impresora 3D para imprimir unas pequeñas nanocintas de grafeno y construir una red ramificada capaz de recolectar la electricidad. Junto a esto, los investigadores construyeron unas colonias de cianobacterias que, por su diseño en espiral, intersecaban con la red de grafeno.

redes

Solo faltaba iluminar el hongo para que se activara la fotosíntesis de las cianobacterias y se generara una pequeña corriente. "Al integrar cianobacterias capaces de producir electricidad con nanomateriales capaces de recolectarlos, hemos podido aumentar las propiedades y crear un sistema biónico funcional completamente nuevo", explicaba Mannoor.

No hay que llevarse a engaño: por ahora, es un trabajo muy experimental. Prácticamente, una prueba de concepto. Pero por eso mismo, nos da esperanzas sobre las enormes oportunidades que tenemos si conseguimos integrar microorganismos de este tipo en nuevos nanomateriales. No sé si lo conseguiremos, pero está claro que veremos cosas espectaculares por el camino.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio