Compartir
Publicidad

Cómo congelar un hígado sin causar daños: esta nueva técnica ha conseguido duplicar la vida útil de los órganos ante un trasplante

Cómo congelar un hígado sin causar daños: esta nueva técnica ha conseguido duplicar la vida útil de los órganos ante un trasplante
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sí, tenemos la tecnología para realizar casi cualquier trasplante que podamos necesitar o imaginar, lo que no tenemos son órganos para todos. Esa sencilla verdad es algo que ha modelado radicalmente los sistemas sanitarios de todo el mundo.

Sobre todo, porque la de los órganos es, sin lugar a dudas, una de las carreras más ajustadas del mundo contemporáneo porque es una carrera, literalmente, a vida o muerte. Sin embargo, un equipo del Hospital General de Massachusetts acaba de hacer algo que puede cambiar las cosas, acaba de "congelar" un hígado.

Una técnica (super)cool

Robina Weermeijer Igwg8aiaypo Unsplash 1 Robina Weermeijer

Las comillas de "congelar" son importantes. En realidad, no se puede congelar un hígado. Estos órganos son una masa enorme hipervasculada que, si se congelan, sufren lesiones que mandan su viabilidad al traste. Por eso, ahora mismo, una vez que se extrae el hígado de un cuerpo, se conserva a unos cuatro grados centígrados de temperatura.

Eso nos da unas 12 horas de margen antes de que la viabilidad del órgano se compromete. Lo que el equipo del MassGeneral ha estado buscando es una forma de enfriar aún más el hígado sin producir daños en él. Y parece que lo ha encontrado.

Los investigadores han conseguido enfriar el órgano hasta cuatro grados bajo cero sin llegar a congelarlo (supercooling) gracias a un sistema de perfusión de sangre oxigenada que reduce el contacto de los líquidos refrigerantes con el aire y permite añadir distintos productos anticongelantes (como el glicerol).

Y el resultado son 15 horas extra de tiempo útil. Es decir, el sistema duplica el tiempo que tenemos para buscar pacientes compatibles, preparar las operaciones y transportar los órganos hasta allí: nos daría muchísimo margen para aprovechar al máximo cada oportunidad.

Evidentemente, hemos de casi congelar nuestro entusiasmo: el sistema aún necesita recorrer un largo camino hasta llegar a las clínicas, pero las cifras son realmente sorprendentes. Algo que no solucionará el problema de los trasplantes, pero que nos ayudará a arañar un tiempo precioso.

Imagen | Piron Guillaume

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio