Compartir
Publicidad

Un parque en China usa reconocimiento facial en sus baños públicos para entregar el papel a los visitantes

Un parque en China usa reconocimiento facial en sus baños públicos para entregar el papel a los visitantes
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Templo del Cielo es el mayor templo de su clase en toda la República Popular de China. Fue construido en el año 1420 y es considerado un patrimonio de la humanidad, el cual es visitado a diario por miles de turistas que ahora también tienen una razón más para maravillarse, sus curiosos baños públicos.

A partir de este mes, en los baños públicos de este templo comenzaron a funcionar una serie de curiosas máquinas dispensadoras de papel higiénico, las cuales usan tecnología de reconocimiento facial para entregar el papel a los visitantes. Toda persona que se las quiera hacer de listo y recibir una doble ración, va a tener que esperar al menos nueve minutos antes de que la maquina le autorice una nueva porción de 70cm de papel, pues su rostro va a quedar registrado en la honorable base de datos de usuarios del baño.

Dispensador Una cámara en el dispensador detecta el rostro de las personas, y les entrega papel solo si no han pasado en los últimos minutos

Por extraña que suena esta medida, las autoridades chinas tienen una buena razón para acudir a la tecnología en este bochornoso asunto, y es que por años el templo había estado sufriendo de un problema de suministro en sus baños ocasionado por visitantes inescrupulosos que se robaban los rollos de papel para llevarlos a sus casas o tomaban mucho más de lo que era justo, perjudicando al resto de los visitantes.

Esta nueva versión de los dispensadores de papel tecnificados, se encuentra en una etapa de pruebas conviviendo con los dispensadores de rollos de papel convencionales. Según las autoridades del parque, esta nueva tecnología en su corta vida ya ha logrado reducir en un 20% el consumo de este preciado suministro; sin embargo otra es la realidad que viven los visitantes del parque, quienes ya se quejan de lo demorado que resulta en algunos casos el proceso de escaneo facial para obtener solo un trozo de papel.

Hay que agradecer que al menos el servicio sigue siendo gratuito, pero no me quiero imaginar una tecnología como ésta llegando a los baños públicos de todo el mundo, donde en muchos casos el uso del papel o de todo el recinto está condicionado a un pago previo.

Foto | Manila Bulletin

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos