Compartir
Publicidad
Salud por los 30 años de Mega Man, y que vengan muchos más
Videojuegos

Salud por los 30 años de Mega Man, y que vengan muchos más

Publicidad
Publicidad
Emoción de volver a ver este diseño en juegos.

1987, en las oficinas de Capcom, Akira Kitamura perfecciona el concepto de un juego que tuviera perfecto balance en la experiencia del jugador, una historia que le llamaba la atención y un mundo futurista que imaginaba. Conoció al joven Keiji Inafune, quien desde el equipo de diseño terminó de cerrar las ideas y estilos. Y así, hace 30 años, el 17 de diciembre sale a la venta ‘Mega Man’, un juego sobre un científico que crea 6 robots para ayudar a la humanidad, un asistente celoso que roba dichos robots para usarlos en pro de conquistar el mundo, y el nacimiento de Rock, un robot que se encargará de defender la justicia y evitar los planes del malvado Dr. Willy.

Pero esta no es una nota sobre la historia de ‘Mega Man’ sino un agradecimiento a una franquicia que me ha traído muchos momentos de felicidad, me formó como jugador y sigue entreteniendo a pesar de haber completado casi todas sus entregas una y otra vez. El bombardero azul cumple 30 años y esta es mi carta de agradecimiento a él. Si quieren leer la nota con el mood en el que la escribí, los invito a oír la banda sonora de 'Mega Man 2' en Spotify.

En los años 19XX

A mi hermana le regalaron un NES para su cumpleaños, junto a dos juegos: ‘Super Mario Bros.’ (que venía con ‘Duck Hunt’) y ‘Mega Man 4’. Yo había cumplido cinco años y ella ya estaba en sus 14. Por la popularidad del NES, mi hermana le gustaba juntarse con sus amigas y jugar en el televisor del cuarto de mis padres. Yo me colaba a mirar cómo jugaban ellas mientras me aprendía los mundos, esperando no ser más el control 2 y poder jugar un rato. De vez en cuando podía tocar el control y aprender a jugar, pero mi hermana era muy celosa con su consola, por lo que vida perdida era una semana sin poder jugar.

Cuando ella comenzó a salir más, descuidó la consola y me permitió usarla más seguido. El valor de ‘Mario’ para ella era muy grande, por lo cual escondía ese juego en específico. Solo el cartucho de ‘Mega Man’ quedaba para poder jugar mientras ella se divertía con sus amigos afuera. Así que a diferencia de muchos (y aunque valoro mucho ‘Super Mario Bros.’) mi plataformer principal, con el que crecí, fue el del Bombardero Azul. Pasé horas aprendiendo patrones y anotando claves en un cuaderno para poder retomar donde había quedado. Y mi hermana, quien había dejado el juego de lado por no entender el patrón de jefes del juego, comenzó a jugar conmigo y competir por quien pasaba juegos más rápido.

Poco a poco fuimos creciendo, era el turno de mi consola, y yo conseguí el SNES con ‘Super Mario World’ y ‘Mega Man 7’. Mi hermana ya no jugaba conmigo, pero yo seguía fiel a los videojuegos y mis personajes favoritos eran Sonic, Mario y Megaman en su momento.

Sergio y su héroe

Hasta la llegada de Pokémon en el 98, desde mis cinco años tuve una gran fiebre por ‘Mega Man’. Utilizaría el caso de mi bicicleta y un montón de ropa azul para disfrazarme de él en halloween. Cuando jugaba con mis legos, utilizaba el casco azul del hombre del espacio para hacer que ese personaje fuera el bombardero azul e inventaba mis propios mundos en versión lego. Diseñaba en los mismos cuadernos de passwords escenarios y robots contra los que el protagonista podría pelear.

Mega Man era mi héroe. Y lo ayudaría en cada aventura a pelear contra Willy y sus robots.

Una jugabilidad agradable

Al igual que con ‘Pokémon’, la estructura de ‘Megaman’ nunca se me hizo vieja y, por el contrario, siempre se mantiene balanceada, para ser un juego que se disfruta por horas y horas. Creo que ese fue uno de los grandes aciertos que logró Kitamura al crear el concepto del juego. Los monstruos van por oleadas, las primeras donde uno se queda quieto, dispara y sigue, las siguientes donde hay monstruos más complejos y entender la estructura del escenario y finalizar con una última recta de descanso previo al jefe del escenario.

Hágale después del hueso

Con esta sencilla estructura, Kitamura logró que los jugadores pudieran acostumbrarse rápido a los controles, para poder jugar y experimentar el juego sintiendo que las habilidades como jugador se vuelven mejores. Luego, el juego le presentaba a uno un esquema de tratar de encontrar qué poder serviría mejor para derrotar al siguiente jefe. Y así comienza una rueda de exploración donde podemos jugar varias veces el juego, intentando distintas combinaciones hasta encontrar el jefe que sirve contra otro. Ya luego con internet lo revisan online o no sé si ustedes también esperaban a que saliera una edición de la revista Club Nintendo con tips, passwords o una guía de en qué orden podrían derrotar algunas entregas.

Y con cada entrega, la evolución gráfica, la historia amena y los nuevos poderes adicionales que fueron llegando siempre brindan un nuevo elemento que renueva título tras título. En mis épocas jóvenes pasar de passwords de bolitas (‘MM4’) a passwords con caras (‘MM7’) ya era un gran progreso. Luego con ‘Megaman X’ teníamos el sistema de mejorar la armadura y nuevas formas de moverse con X. Casi cada ‘Megaman X’ que siguió en adelante traía nuevas formas de moverse, aprovechaba el diseño de escenario de manera novedosa y presentaba formas interesantes de conseguir todos los items de upgrade. Y sin embargo seguía siendo el mismo juego de siempre.

Pero, como ‘Mega Man’ solo tiene una fórmula, es lo que hace que sea tan entretenido y cautivante a las distintas audiencias.

¡Feliz Cumpleaños Mega Man!

En 2015, con el ‘Legacy Collection’ pude volver a mis horas de nostalgia, pasando cada uno de los Mega Man que salieron. Y ahora en agosto con el lanzamiento de ‘Legacy Collection 2’ completé esa colección y horas de vagar con ‘Mega Man’. Solo queda que saquen al mercado las colecciones de ‘X’ el próximo año. Y claro que estoy muy emocionado con la llegada de ‘Mega Man 11’, el cual compraré para el Switch.

Probablemente duraré horas jugando la nueva entrega y seguiré entreteniéndome viendo si puedo pasar cada vez con más rapidez. Así que gracias Capcom, gracias Kitamura y gracias Inafune por haber traído este gran juego a mi vida.

Feliz cumpleaños 30 al Bombardero Azul. Que lleguen más años de entretenimiento junto a ti.

Imágenes: Sergio Fabara y Capcom (via Giphy)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio