Compartir
Publicidad
The Division llega con problemas en sus servidores, pero no es el primero ni será el último en sufrirlos
Videojuegos

The Division llega con problemas en sus servidores, pero no es el primero ni será el último en sufrirlos

Publicidad
Publicidad

Muchos esperaban con expectación el lanzamiento final de The Division. El juego de Ubisoft por fin llega hoy a la PlayStation 4, a la Xbox One y a los PCs basados en Windows, pero lo hace con un triste acompañante: los cortes y problemas en sus servidores.

Estos conflictos empañan el lanzamiento de uno de los juegos más esperados de los últimos meses, pero lo cierto es que no es el primero ni será el último de los videojuegos que se ven afectados por esa carga masiva en unos servidores que no logran adaptarse correctamente a la demanda inicial por jugar a estos títulos.

El juego online es hoy en día clave para la industria

Hoy en día el juego online es parte fundamental de los grandes títulos del mundo de los videojuegos: el juego multijugador ha convertido a diversos títulos en máquinas de hacer dinero, porque los ingresos no acaban con la venta de "la caja", sino que continúan gracias a las compras dentro del juego en forma de cosas como DLCs (Downloadable Content) de pago, algo que está convirtiéndose en una estrategia peligrosa para las compañías.

Server2

El problema con esa dependencia de los servidores es que incluso las grandes productoras de videojuegos no dimensionan bien los lanzamientos. La expectación generada por estos títulos puede superar con mucho lo que esperan esas empresas, que una y otra vez cometen el error de subestimar a los jugadores. ¿El resultado? Como ha sucedido con 'The Division', conexiones irregulares, lags, servidores inaccesibles e incluso problemas que afectan al juego offline.

Este último fue el caso de SimCity, un título que obligaba a estar permanentemente conectado a los servidores de Maxis y que a consecuencia de la carga en los servidores no solo hizo que los jugadores no se pudieran conectar al modo online, sino que ni siquiera pudieran jugar en offline por esa limitación de un sistema que imponían a modo de DRM. Las críticas fueron durísimas y como comentaban nuestros compañeros de VidaExtra hicieron que en Polygon pasaran de puntuar este juego con un 9,5 a hacerlo con un 4,5... para luego volver a corregirlo con un 6,5.

Recientemente hemos asistido a otro lanzamiento con problemas de conexión a sus servidores: se trata de 'Street Fighter V', la última entrega de esta legendaria franquicia que se ha visto afectada por cortes intermitentes en esos primeros días de actividad.

Juegos Es la norma. Modos online + hype = caída de servidores

Igualmente sonado fue el lanzamiento del 'Battlefield 4', que en el análisis de VidaExtra demostraba "no ir fino" en la búsqueda de servidores -un usuario acabó creando una página informando del estado de esos servidores-, algo crítico para poder comenzar a disfrutar del juego desde el primer momento. No aprendieron demasiado de lo que ocurrió con 'Battlefield 3', parece.

Sin embargo uno de los más recordados fue el colapso de los servidores de 'Diablo III', un videojuego largamente esperado por los seguidores de la saga de Blizzard. La empresa cometió el citado error de subestimar el interés por el videojuego, que superó el tráfico esperado e hizo que la infraestructura online no se comportara como es debido.

Los problemas también pueden ser de otro tipo, o al menos así lo intentan explicar los responsables de estos videojuegos: 'Metal Gear Online' cerró a principios de año sus servidores debido a un exploit que podía acabar sirviendo para potenciales ciberataques, aunque el servicio se reactivó relativamente rápido y actualmente están funcionando sin incidencias según la página oficial de soporte de Konami.

Sony y Microsoft afectadas directa e indirectamente

Los problemas no solo afectan a juegos en particular, sino a plataformas en general: tanto Microsoft como Sony plantean sus propias grandes estrategias de juego online como parte de sus modelos de negocio, pero sus infraestructuras no siempre responden como uno esperaría.

Ps

El caso de Sony fue especialmente criticado cuando creó PS Plus algo que le pasó factura a títulos como 'Driveclub' o a 'Destiny', pero lo cierto es que este es un apartado en el que ni siquiera empresas con los recursos de Microsoft -'Halo: The Master Chief Collection' no se libró tampoco- o Sony parecen estar a salvo.

Empresas que precisamente dan servicios de este tipo pueden afectar a varios títulos al mismo tiempo. Ocurrió con el cierre de Gamespy Technologies, cuya infraestructura online era utilizada por empresas como 2K Games o Rockstar Games. Esta última tuvo que recortar opciones y funciones en juegos como 'Read Dead Redemption' y 'GTA 4' (aquel 'GTA Online' también dio problemas), o 'Max Payne 3', que por ejemplo desactivó el modo multijugador en la versión para OS X.

Sin solución a la vista

Los casos se suceden y la citada relevancia del juego online y de los modos multijugador hace que este sea un apartado que los estudios de desarrollo y las empresas que gestionan este apartado no parecen haber logrado solventar.

Error37

Es cierto que es muy difícil prever cuál será la carga real de cualquiera de estos títulos una vez estén finalmente disponibles, pero los periodos beta que muchos ofrecen y la propia demanda preliminar -medible a través de las reservas- si debería ayudar en esta faceta. Se supone que precisamente las fases beta sirven para evaluar -entre otras cosas- esa estabilidad online, así que ¿por qué sigue habiendo problemas? ¿Y por qué esto no pasa (o al menos, no a esta escala) con juegos igualmente importantes como FIFA o CoD?

Lo que está claro es que los modos multijugador y el juego online no van a decrecer en interés o popularidad, sino que de hecho aumentará la demanda y la exigencia: cada vez más gente juega -incluso querrían jugar a videojuegos cuyos servidores acabaron siendo desactivados- y las empresas no parecen entenderlo: esa primera impresión es vital y si tu videojuego no funciona correctamente en ese apartado, la sensación puede perjudicar de forma notable la experiencia que nos ofrece ese título, algo que deberían cuidar muy mucho empresas que precisamente están basando su futuro en vendernos el juego por entregas.

En Xataka | ¿Es el principio del fin de los crackeadores de juegos?

Temas
Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos