Bogotá quiere ser la primera ciudad en Latinoamérica en tener una flota de buses de hidrógeno

bogota flota de buses hidrogeno latinoamerica
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

La semana pasada, después de varios días de pruebas y de meses de desarrollo, se hizo la presentación oficial del primer bus de hidrógeno que rodará en Bogotá. El 3RH2FC es el resultado final de la colaboración entre varias empresas y entidades, así como el trabajo de más de 100 ingenieros y técnicos que participaron en el proyecto.

Este bus tiene proyectado transportar alrededor de 100.000 pasajeros al año, y en su interior tiene tanques con 30 kg de hidrógeno presurizado que funcionan como combustible para generar energía que luego activa un motor eléctrico.

El bus tiene un rango proyectado de 450 km por carga, con una velocidad máxima de 90 km/h, aunque no se conocen detalles sobre el torque. Mejor aún es que este bus puede ser ‘tanqueado’ en un 'hidrogenera' en apenas 8 minutos, lo que representa una reducción muy relevante frente a las hasta 8 horas que toma recargar un bus eléctrico convencional.

Si bien este primer bus funciona como un primer salto importante, lo cierto es que los planes de la Alcaldía no consisten en quedarse con solo uno, sino impulsar la implementación de una flota de 14 o más buses con las mismas características.

La infraestructura: el primer gran paso

El beneficio ambiental de la idea es incontestable: se proyecta que el uso de una flota de estos buses contribuya a la reducción de 1.083 toneladas de CO2 que planea la Alcaldía en Bogotá.

Pero si bien el hidrógeno ha sido probado como una de las alternativas más importantes a los carros eléctricos convencionales, su talón de Aquiles está en los costos de producción y mantenimiento. Un bus a diesel para el SITP de Bogotá tiene un costo de 400 millones de pesos, mientras que el costo estimado de uno de hidrógeno es de 1.500 millones.

Y sin embargo, aunque la elevada inversión inicial es una realidad, implementar una flota entera puede de hecho ayudar a reducir algunos costos.

Estos buses necesitan de una planta electrolizadora de hidrógeno que, esencialmente, comprime el hidrógeno que luego es transferido a los tanques de los buses. Por eso, tal vez más importante que el mismo bus, la presentación del vehículos -y el costo total del proyecto- incluyó también la inauguración en Bogotá de un electrolizador.

Galeria293431
El electrolizador encargado de producir el hidrógeno combustible para los buses.

El electrolizador tiene tanques con una capacidad de 140 kg, y puede producir hasta 23 toneladas anuales de hidrógeno apto para ser usado como combustible. En palabras sencillas, la misma planta podrá ser usada por los otros buses que contempla la Alcaldía.

El secreto de la gran escala

En tecnologías como la movilidad de hidrógeno, la clave está en la escala de las operaciones. El primer bus es el más difícil de todos, pero la implementación de la planta para hidrólisis significa también una oportunidad gigante para la ciudad y el país, según explicó Joaquín Losada, presidente de Fanalca, durante la inauguración.

“¿Por qué no aprovechar la hidrolizadora para implementar una de las flotas de buses a hidrógeno más grandes del mundo? Saquémosle el provecho a esta tecnología. Sigamos soñando en grande.” —Joaquín Losada, presidente de Fanalca

Como dato adicional, Bogotá tiene actualmente la flota de buses eléctricos más grande de Latinoamérica, con 1.485 operando al día de hoy.

Mientras dura la prueba inicial, el bus de hidrógeno estará sujeto a estudios constantes y, obviamente, a errores e imprevistos. Pese a esto, la implementación  y el subsidio de este tipo de tecnologías por parte del sector público y del privado puede convertirse en el remedio para las desventajas que se interponen en el camino del uso del hidrógeno de manera masiva.

Comentarios cerrados
Inicio