Compartir
Publicidad
Publicidad

El final de una era, Microsoft anuncia que dejará de fabricar el Kinect

El final de una era, Microsoft anuncia que dejará de fabricar el Kinect
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El popular accesorio que nació con la Xbox 360, es quizás una de las mejores muestras de una tecnología para videojuegos adelantada a su época, y con un enorme potencial. Lamentablemente un muy pobre desempeño, y la baja adopción por parte de los diseñadores de videojuegos, llevaron al Kinect a un espiral descendente del que hoy Microsoft no se anima a sacarlo, dejando saber al mundo que va descontinuar su producción.

Por entonces en 2009, cuando Microsoft lanzó el producto al mercado, el competidor directo eran los mandos de la Nintendo Wii. Kinect por su parte prometía una nueva forma de interactuar con los videojuegos sin necesidad de usar controles. La forma revolucionaria de usar nuestro cuerpo para jugar, elevó las expectativas por los aires en las ferias de videojuegos, pero lamentablemente la realidad no estuvo a la altura de las promesas con los videojuegos casuales estilo Wii que finalmente terminaron haciendo uso del popular periférico.

Jd4 Montage 001 Kinect Battle 0001 Gamescom El Kinect termino por ser el protagonista de juegos casuales que no motivaban a los jugadores más asiduos de la consola

Crónica de una muerte anunciada

El accesorio acabó convirtiéndose en actor secundario de los pocos juegos que lo soportaban, y cuando era protagonista lo era con títulos que solo competían con los clásicos de la Wii: los juegos de baile y otros como 'Kinect Adventures' eran una mueca de aquella promesa original, e incluso títulos prometedores como 'Kinect Star Wars' acabarían convirtiéndose en una decepción para sus usuarios por lo poco receptivo que resultaba el accesorio para los rápidos movimientos que exigen los videojuegos.

Microsoft Xbox One Review Console Kinect Una de las peores decisiones de Microsoft sería obligar a los jugadores a comprar el Kinect junto con la Xbox One

Quizás una de las gotas que terminaran por rebosar la copa, con la llegada de la Xbox One, fue obligar a los jugadores a comprar el accesorio junto con la consola. Una jugada que le pasaría factura a Microsoft al elevar innecesariamente el precio de la consola, colocándola por encima de la PS4, lo que facilitó para muchos tomar la decisión sobre que consola comprar.

Aunque Microsoft luego rectificó el camino y ofreció una versión de la Xbox One sin Kinect, el daño ya estaba hecho, y muchos usuarios se quedaron con la imagen de que se trataba de un accesorio inútil, minando para siempre su adopción por parte de los desarrolladores de videojuegos. Luego el futuro del accesorio quedo totalmente cerrado, cuando Microsoft lanzó la Xbox One S y no incluyó el conector dedicado para la Kinect que había formado parte de la edición original de esta consola. Era una declaración formal de la muerte de este accesorio.

Ampliamente usado por fuera del ámbito de videojuegos

Quizás las personas que más lamentarán hoy el anuncio de Microsoft paradójicamente no sean los jugadores, sino la comunidad de investigadores alrededor del mundo, los cuales habían aprovechado las capacidades de este accesorio, su bajo costo y la compatibilidad que tenía para funcionar en Windows, para hacer labores de investigación muy alejados del mundo de los videojuegos.

Por desactualizado que nos pueda parecer hoy día, el Kinect contaba con una cámara capaz de hacer captura de movimientos y reconocimiento de objetos 3D, así como integrar capacidades de reconocimiento de voz y machine learning, por lo que terminó convirtiéndose inesperadamente en un aliado para miles de grupos de investigación que vieron en él, un gadget de bajo costo y mucho potencial para la investigación.


En Xataka Colombia | Zune: historia de un fracaso que sirvió para cambiar de look a todo Microsoft

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos